domingo, febrero 19, 2006

Desiderata



Quiero:
Que tus manos se acoplen a mi cuerpo.
Que tus labios se posen en mis labios.
Que se mezcle tu aliento con mi aliento.
Que seas el navegante de mis mares,
el ermitaño de mi cueva,
el único habitante de mi tierra
Quiero:
Que mi nombre se expanda en tu garganta.
Que sepan que soy la hembra que tu amas,
la que renuevas cada noche con tu savia,
la mujer en quien tu habitas
la que muere de amor entre tus brazos,
la que renace de nuevo para amarte
Quiero:
Ser la única
“La perla” de las perlas
Que guardas y cobijas
En el altar sagrado de tu alma.

2 comentarios:

Qymera dijo...

Tu trabajo expresa una exquisita sensibilidad. Espero tus nuevas entregas.

Mornatur Ormacil dijo...

¿Quién pudiera ser destinatario de palabras tan hermosas?
¿Quién pudiera replicar a ellas?