martes, octubre 20, 2015

Arreglo



Estaba harto, ya nada funcionaba; tenía visiones sonoras llenas de alaridos, la comida le erizaba la piel hasta dolerle el cuero cabelludo, los olores se llenaban de tormentas de granizo o desiertos de piedra. Y al hablar confundía verbos por adjetivos y decía preposiciones cuando tenía hambre.
Furioso se abrió el cráneo y se arrancó el pasado con las manos. Minucioso fue encajando las piezas en un nuevo orden que no le permitió mejorar mucho la comunicación con el entorno. Pero, al menos, pudo gozar sueños de tejidos transparentes mecidos por el aire, de música tenue y vaporosa producida por crótalos lejanos y de una calma tan plana como un lago en invierno.

martes, julio 08, 2014

La mujer del pescadero



Él madrugaba mucho, antes del amanecer ya estaba preparando la furgoneta para ir a la lonja. Los camiones viajaban por la noche trayendo el pescado de todos los puntos del país. A las cinco comenzaba la subasta,  a las ocho ya no quedaba nada.
- No vayas, quédate conmigo -le pedía al principio su esposa.
-Si no estas de los primeros solo te traes morralla a casa, de eso no se vive.
Pronto se resignó a esperarle mirándose el ombligo. Como quien espía por el ojo de una cerradura se colaba a contemplar el mar que le crecía dentro. Pequeños alevines nadaban de un lado a otro dentro de su vientre. Por la noche cuando él la penetraba corrían ávidos a alimentarse de su semen, mordisqueaban su glande produciendole espasmos de placer que le obligaban a gemir y mirarla extraviado hasta caer rendido. Ella quería preguntarle si sentía sus bocas anhelantes, si se daba cuenta de lo que estaba pasando pero, cuando le iba a hablar, él ya dormía.
Con el paso del tiempo  dentro de ella se desató una tormenta. Al crecer los peces empezaron a manifestar síntomas de canibalismo, los grandes engullían a los más pequeños y  se atacaban entre ellos hasta dejarse  mal trechos.
Estaba tan absorta con lo que le estaba pasando  que empezó a desatender las tareas domesticas. A él no pareció importarle, deseoso tan solo del placer cada vez mas intenso y cada vez mas fugaz que le producían esos mordiscos voraces de los peces.
-Hoy no, hoy no puedes  -dijo ella mostrándole su tripa hinchada y cristalina -podría romperse.
-No dices más que tonterías -dijo él enojado. Se dio la vuelta y se quedó dormido.
Antes del amanecer despertó sola y empapada.  Le vio caminar por el pasilló con un pescado  en  brazos . Oyó la puerta cuando se cerraba.

martes, mayo 13, 2014

Después

La oscuridad es casi total. ¿Ese pequeño matiz de gris menos intenso es un destello de luz que se abre paso entre las ramas intrincadas de los arboles?  Quiero creer que sí. Muevo torpemente mis músculos agarrotados. El dolor es intenso, tengo la sensación de que en cualquier momento se pueden quebrar mis tendones, como cuerdas secas ahora. Al incorporarme todo gira a mi alrededor. Algo en mí quiere volver a su estado anterior. Volver a la postración llena de vagas emociones, de sentimientos difusos. Volver al sopor de días anteriores. Regresar al letargo húmedo y viscoso debajo de una losa.
He conseguido a duras penas sentarme.
No creo que por hoy sea capaz de hacer mucho más que esto.
Cierro los ojos y respiro lentamente. creo que me estoy durmiendo.
....
¿Cuánto tiempo dormí? ¿o no dormí? ¿y si solo paso el tiempo con los ojos cerrados? ¿Cuánto tiempo? La oscuridad apenas ha variado, ni esa tenue luz en el horizonte. ¿Es el horizonte? Entonces el camino seria ascendente, esta situada por encima de mis ojos, tengo que echar un poco hacia atrás la cabeza para verla.
¿Dónde estoy? ¿Caí en un pozo? ¿Una trampa que me tendió el destino?
Me palpo la cara, recorro con las yemas de los dedos las mejillas, acaricio los labios, asciendo hacia los pómulos, rozo los ojos, llego a la frente. Pensé que encontraría un cráneo descarnado,pero no es así, la carne que lo recubre es tibia, la piel suave, carnosa la boca, y en su cavidad están casi todos los dientes. Comprobar esto me llena de alegría, un escalofrió recorre todo el cuerpo y una nueva energía me impulsa a moverme.
 Intento enderezarme, lo más que logro es ponerme a cuatro patas. pruebo a gatear hacia la luz, a lo que yo llamo luz, necesito levantar tanto la cabeza para ver la claridad  que el cuello me duele.
Me dejo caer, todos estos esfuerzos me han dejado jadeante, necesito un tiempo para recuperarme.
En mi mente también se ha abierto una ráfaga de luz, la pesadez de mis pensamientos dejan espacio a un pequeño razonamiento. Antes de actuar hay que pensar un plan. La palabra plan resuena en mi cabeza como una campana, plan, plan, plan...
Cierro los ojos y me sumerjo en esa masa algodonosa que es mi cerebro, un amasijo de palabras, un revoltijo de nombres y adjetivos, es necesario encontrar verbos, formular frases con sentido. tambien esto me resulta agotador.
....
¿Dónde estoy?
Localizarme es un primer paso. Si miro a la luz, mejor seria decir a esa pequeña claridad, la oscuridad colindante se hace mas intensa, apenas distingo algo. Me vuelvo a lo más oscuro, poco a poco puedo ver distintos matices de grises, interpreto que  donde se encuentran los negros más profundos hay oquedades.
Los ojos no me dan demasiada información. Abro bien mis fosas nasales y dejo entrar el aire. En la primera bocanada una amalgama de olores se agolpan en la garganta. Repito la operación hasta que consigo separar uno del resto. huele a hierba, en cada inspiración amplio la información, hierba que se dejó secar y ahora esta nuevamente mojada, un olor acre de putrefacción la envuelve, por debajo está el olor de la tierra húmeda y al girar la cabeza a la derecha distingo el de la piedra mojada. ¿A la izquierda?  los otros olores han cobrado tanta relevancia que me impiden distinguir los más sutiles. cierro la nariz con los dedos y respiro por la boca, un ligero sabor de grasa de cordero estimula la saliva. !Tengo hambre! Esta nueva sensación me agarra totalmente, mi cuerpo se encoge ferozmente, babeo, las mandíbulas se contraen y los dientes se aprietan. Ya no me importa donde estoy, todo mi cuerpo quiere dirigirse a ese olor que es promesa de comida. Es al intentar levantarme cuando me doy cuenta de la postración en la que me encuentro. El dolor de las articulaciones es tan fuerte que me mareo. Vuelvo atrás, a la postración, a la semiinconsciencia. a consumir toda la energía en recomponerme. cierro los ojos y respiro lentamente.
....
Me estaba equivocando antes de saber dónde estoy necesito saber ¿cómo estoy?
Derrotada ¿que batalla he perdido? ¿prisionera de quien? ¿de mi misma? ¿de mis propios errores? No voy bien por este camino de preguntas sin respuestas en las que cada vez me pierdo más, he de volver al principio a "derrotada" ¿con que otros sinónimos puedo definirme ?
derrotada, exhausta, molida, aniquilada, destruida.
Analizo hasta las últimas consecuencias estos términos: Exhausta, sin fuerzas, así realmente me siento cada vez que me intento mover, como si cada uno de mis miembros estuvieran tejidos al suelo con una red intrincada de raíces, cada movimiento produce desgarros que vibran en cada uno de mis músculos dejándome la sensación de rotura, de quiebra que llega hasta el espíritu y me desmoraliza hasta grados extremos. Si creo que de todas las posibilidades esta es la que más se acerca a mi situación. un cansancio extremo que viene de muy lejos, ni siquiera soy capaz de recordar cuando empezó, ni como consiguió instalarse de forma perenne. El cansancio tiene garras que te cogen de improviso, te atenaza de tal forma que te impide saber  nada, ni donde estas, ni quien eras. Nada, total olvido, solo la lasitud, el abotargamiento, el el estado amorfo del cerebro. Es el el monstruo que me tiene prisionera en esta celda, en esta cueva, en lo que sea, totalmente prisionera de las sensaciones, de  dolor, que produce cada vez que uno intenta salir. En mi interior brota un grito enorme !!!SALIR!!! Esa  tenue luz, ese horizonte grisáceo de posibilidades es mi única esperanza, es hacia ahí que tengo que dirigirme. Aguantar el dolor y moverme. Ahora que sé hacia donde tengo que dirigirme es cuando debo trazar un plan con etapas bien definidas.
Primera etapa movilización. pero ,antes, antes tengo que descansar. El esfuerzo de pensamiento me ha dejado aniquilada.
......
Durante estos minutos o siglos de


sábado, noviembre 09, 2013

Despedida


Mientras su padre cerraba la tapa del contenedor con los últimos vestigios de su vida. Ellos  le esperaban impacientes. Antes de acompañarles se volvió hacía él, su mirada inquisidora se le clavó en corazón hasta dejarle seco. Apenas levantó la mano mientras se alejaban. 
Poco después él tomó un avión a Singapur. Nunca más le vio pero supo que antes de morir dijo su nombre.

martes, noviembre 05, 2013

Madre - hija


Erase una vez…  No me dio tiempo a continuar. Deshacemos el camino. Vamos dejando atrás, los veranos llenos de mar,  las sesiones de cine, los concursos de televisión, los juegos de cartas, los cuentos de hadas…
Tomo su mano nudosa  y miro sus ojos cerrados, su  respiración entrecortada… Su cuerpo maltrecho me habla de los acontecimientos pasados, la república, la guerra, los años de miseria, la transición, el desencanto y ahora la crisis, que ella manifiesta con desajustes urinarios y un corazón descompasado. Que ternura me produce su vida resumida de esta forma . Beso su frente y murmuro: Fuimos felices y….

viernes, septiembre 27, 2013

Justicia


Avanzaba a grandes zancadas sobre las olas, a su paso iba dejando un mar cobrizo, sudaba sangre. El rumor de los remos le llegaba cada vez más próximo y un grito salvaje de ignorancia ¡ A por él! 
Tomó aire, hinchó los pulmones, los brazos y las piernas y se impulsó como un cometa a la atmósfera. 
No les dio tiempo de ver lo que pasaba, solo sintieron una lluvia de cabellos, de uñas y de dedos que les golpeaba helándoles el corazón y paralizándoles los músculos. Sobre ellos cayó la oscuridad más absoluta que pueda concebirse.

domingo, septiembre 22, 2013

OTOÑO



Después de tanta lectura ha llegado el momento de retomar mis propias palabras, estoy asustada, la misma sensación que tengo antes de emprender un viaje. Lo sé, solo es hasta que me siente y deje fluir sin demasiada premeditación. Tengo ganas de viajar a mis propios paisajes. Se inaugura la temporada.

miércoles, septiembre 18, 2013

El verano es para leer 14


Este libro llevaba varios meses esperando en mi mesilla a que le llegara su momento y sin duda este era el momento perfecto para leerle y dejarme atrapar por él, una vez empezado no he podido parar hasta terminarle. Es uno de esos libros para leer y releer.

martes, septiembre 17, 2013

El verano es para leer 13


Me le regalaron por mi cumpleaños y no conocía la autora. Me ha sorprendido gratamente como va desarrollando sus historias.

jueves, septiembre 12, 2013

El verano es para leer 12


Después de leer este libro me  daré un descanso de este autor.

lunes, septiembre 02, 2013

El verano es para leer 10


Me ha encantado este análisis sobre  los celos.

sábado, agosto 31, 2013

El verano es para leer 9



HABÍA VISTO LA PELÍCULA, PERO LAS REFLEXIONES QUE SE ENCUENTRAN EN EL LIBRO NO SON TRANSMISIBLES A IMÁGENES.

miércoles, agosto 28, 2013

El verano es para leer 8


De nuevo los evangelistas, pero me resulto más predecible y menos fresco. Sin duda un buen libro para leer en la playa, después de haber nadado y nadado.

martes, agosto 27, 2013

Un poco de danza para variar



Es lo que se dice estar en el lugar adecuado en el momento adecuado.
El sábado en San Javier Murcia. Un disfrute.