martes, mayo 13, 2014

Después

La oscuridad es casi total. ¿Ese pequeño matiz de gris menos intenso es un destello de luz que se abre paso entre las ramas intrincadas de los arboles?  Quiero creer que sí. Muevo torpemente mis músculos agarrotados. El dolor es intenso, tengo la sensación de que en cualquier momento se pueden quebrar mis tendones, como cuerdas secas ahora. Al incorporarme todo gira a mi alrededor. Algo en mí quiere volver a su estado anterior. Volver a la postración llena de vagas emociones, de sentimientos difusos. Volver al sopor de días anteriores. Regresar al letargo húmedo y viscoso debajo de una losa.
He conseguido a duras penas sentarme.
No creo que por hoy sea capaz de hacer mucho más que esto.
Cierro los ojos y respiro lentamente. creo que me estoy durmiendo.
....
¿Cuánto tiempo dormí? ¿o no dormí? ¿y si solo paso el tiempo con los ojos cerrados? ¿Cuánto tiempo? La oscuridad apenas ha variado, ni esa tenue luz en el horizonte. ¿Es el horizonte? Entonces el camino seria ascendente, esta situada por encima de mis ojos, tengo que echar un poco hacia atrás la cabeza para verla.
¿Dónde estoy? ¿Caí en un pozo? ¿Una trampa que me tendió el destino?
Me palpo la cara, recorro con las yemas de los dedos las mejillas, acaricio los labios, asciendo hacia los pómulos, rozo los ojos, llego a la frente. Pensé que encontraría un cráneo descarnado,pero no es así, la carne que lo recubre es tibia, la piel suave, carnosa la boca, y en su cavidad están casi todos los dientes. Comprobar esto me llena de alegría, un escalofrió recorre todo el cuerpo y una nueva energía me impulsa a moverme.
 Intento enderezarme, lo más que logro es ponerme a cuatro patas. pruebo a gatear hacia la luz, a lo que yo llamo luz, necesito levantar tanto la cabeza para ver la claridad  que el cuello me duele.
Me dejo caer, todos estos esfuerzos me han dejado jadeante, necesito un tiempo para recuperarme.
En mi mente también se ha abierto una ráfaga de luz, la pesadez de mis pensamientos dejan espacio a un pequeño razonamiento. Antes de actuar hay que pensar un plan. La palabra plan resuena en mi cabeza como una campana, plan, plan, plan...
Cierro los ojos y me sumerjo en esa masa algodonosa que es mi cerebro, un amasijo de palabras, un revoltijo de nombres y adjetivos, es necesario encontrar verbos, formular frases con sentido. tambien esto me resulta agotador.
....
¿Dónde estoy?
Localizarme es un primer paso. Si miro a la luz, mejor seria decir a esa pequeña claridad, la oscuridad colindante se hace mas intensa, apenas distingo algo. Me vuelvo a lo más oscuro, poco a poco puedo ver distintos matices de grises, interpreto que  donde se encuentran los negros más profundos hay oquedades.
Los ojos no me dan demasiada información. Abro bien mis fosas nasales y dejo entrar el aire. En la primera bocanada una amalgama de olores se agolpan en la garganta. Repito la operación hasta que consigo separar uno del resto. huele a hierba, en cada inspiración amplio la información, hierba que se dejó secar y ahora esta nuevamente mojada, un olor acre de putrefacción la envuelve, por debajo está el olor de la tierra húmeda y al girar la cabeza a la derecha distingo el de la piedra mojada. ¿A la izquierda?  los otros olores han cobrado tanta relevancia que me impiden distinguir los más sutiles. cierro la nariz con los dedos y respiro por la boca, un ligero sabor de grasa de cordero estimula la saliva. !Tengo hambre! Esta nueva sensación me agarra totalmente, mi cuerpo se encoge ferozmente, babeo, las mandíbulas se contraen y los dientes se aprietan. Ya no me importa donde estoy, todo mi cuerpo quiere dirigirse a ese olor que es promesa de comida. Es al intentar levantarme cuando me doy cuenta de la postración en la que me encuentro. El dolor de las articulaciones es tan fuerte que me mareo. Vuelvo atrás, a la postración, a la semiinconsciencia. a consumir toda la energía en recomponerme. cierro los ojos y respiro lentamente.
....
Me estaba equivocando antes de saber dónde estoy necesito saber ¿cómo estoy?
Derrotada ¿que batalla he perdido? ¿prisionera de quien? ¿de mi misma? ¿de mis propios errores? No voy bien por este camino de preguntas sin respuestas en las que cada vez me pierdo más, he de volver al principio a "derrotada" ¿con que otros sinónimos puedo definirme ?
derrotada, exhausta, molida, aniquilada, destruida.
Analizo hasta las últimas consecuencias estos términos: Exhausta, sin fuerzas, así realmente me siento cada vez que me intento mover, como si cada uno de mis miembros estuvieran tejidos al suelo con una red intrincada de raíces, cada movimiento produce desgarros que vibran en cada uno de mis músculos dejándome la sensación de rotura, de quiebra que llega hasta el espíritu y me desmoraliza hasta grados extremos. Si creo que de todas las posibilidades esta es la que más se acerca a mi situación. un cansancio extremo que viene de muy lejos, ni siquiera soy capaz de recordar cuando empezó, ni como consiguió instalarse de forma perenne. El cansancio tiene garras que te cogen de improviso, te atenaza de tal forma que te impide saber  nada, ni donde estas, ni quien eras. Nada, total olvido, solo la lasitud, el abotargamiento, el el estado amorfo del cerebro. Es el el monstruo que me tiene prisionera en esta celda, en esta cueva, en lo que sea, totalmente prisionera de las sensaciones, de  dolor, que produce cada vez que uno intenta salir. En mi interior brota un grito enorme !!!SALIR!!! Esa  tenue luz, ese horizonte grisáceo de posibilidades es mi única esperanza, es hacia ahí que tengo que dirigirme. Aguantar el dolor y moverme. Ahora que sé hacia donde tengo que dirigirme es cuando debo trazar un plan con etapas bien definidas.
Primera etapa movilización. pero ,antes, antes tengo que descansar. El esfuerzo de pensamiento me ha dejado aniquilada.
......
Durante estos minutos o siglos de


2 comentarios:

randy dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

¡Qué pesadilla la tuya, Lechucita! Espero que no sea más que una de tus excelentes creaciones, pero si no lo fuera, si la sensación existiera de verdad, recuerda a los amigos que te quieren a la distancia y agradecenm tu amistad.
D.