sábado, diciembre 02, 2006

Dulce abandono















Quitas la maleza de nostalgias
Apartas las zarzas de los miedos
Me abres en canal y me deshuesas
Arrancas los dientes
Cortas las uñas
No dejas parte dura
Lames las resinas de mi cuerpo
Succionas mi linfa
La sangre, los humores
Deshojas mi piel a dentelladas
Masticas mi carne
Me dejas blanda
Mullida
Maleable

Reinvéntame de nuevo
Nómbrame despacio
Llena los huecos oculares de palabras
Brillo
Chispa
Relámpago
Escribe con tu lengua versos
En mi paladar vacío
Lléname la garganta de metáforas
Traza sobre mis senos
Los puntos y las comas
En el vientre
Los signos de admiración y las comillas
Llena de interrogaciones mi sexo
Hasta obtener respuesta
Dibújame brazos con manos
Que hurguen tus entresijos
Trázame piernas como boas
Que te escurran en mi cuerpo
Haz de mi cuanto te plazca

Abandonada a ti
Me das forma a tu antojo
Me estiras
Me alargas
Me expandes
Me alzas
Me elevas
Me transformas

Y yo relincho
Relincho
Como yegua salvaje
Entre tus brazos


8 comentarios:

Qymera dijo...

Cuerpo carne, cuerpo texto, cuerpo lienzo, cuerpo abandono: El imperio del deseo del otro puede conquistarnos y doblegarnos a nuestro antojo. ¿Dónde está el adentro y el afuera en este anillo de moebius del deseo? Un abrazo, amiga.

Noa- dijo...

Por alguna extraña razón que no llego a comprender, tus letras me llevaron a la historia de amor entre Isabel de Solis también llamada Zoraya y Muley Hacén.

Saludos

Rafa dijo...

...la sangre se anuda en perfecto tributo

Esther Hhhh dijo...

Por un momento me recordaste "The pillow book"...
Me gustó tu poema, que hermosa forma de pedir que te conviertan en poema de amor o de pasión, no importa..
Un beso

Darilea dijo...

Y así desbocada reinventas la vida.
Besitos, me gusto muchísimo esta poesía.

grandchester dijo...

Armonía y complemento,
donde tantos ven contrarios.

Therese Bovary dijo...

Este es uno de aquellos poemas que deberían formar parte de las mejores antologías de Poesía Erótica de Todos los Tiempos


Felicitaciones!!!

Trini dijo...

Tus bellos poemas siempre están cargados de una sobredosis de pasión.

Un abrazo