miércoles, octubre 10, 2007

TE QUIERO


TE QUIERO

Recogí todas mis cosas y me levanté de la mesa en la que habíamos estado comiendo. Me fui diciendo en un susurro “Te quiero” esperando que no te dieras cuenta y comencé a caminar hacia la puerta. Sentí una fuerza succionarme hacía tus brazos y un viento que me impedía avanzar, paralizándome. Aun así, conseguí llegar hasta la calle y perderme entre la multitud …


Imagen: Cezanne

11 comentarios:

Rodolfo N dijo...

Que buena imágen acompañando tan bello:Te quiero...
Besos

Jesús dijo...

Bello, muy bello, muy sencillo como todo lo auténticamente bello.

Manuel dijo...

Y entonces... fue libre.

Bohemia dijo...

y el reencuentro fue con la libertad???

BSS

mentecato dijo...

Bellas letras.

Un abrazo.

Isabel Romana dijo...

¿Por qué será que ese viento nos impide avanzar, en lugar de empujarnos hacia el sujeto amado? Besos, querida amiga.

Colombine dijo...

Te lo he dicho con el viento,
jugueteando como animalillo en la arena
o iracundo como órgano impetuoso;

luis cernuda

Margot dijo...

Ese viento que siempre acaba por empujar allá donde uno no quiere...

Delicioso Cezanne.

Un besote, Fortu

Esther Hhhh dijo...

Me recordaste una rima de Bécquer (te la escribo más o menos y de memoria, que teniendo en cuenta que desde los 16 o así que no la leo, ya es, así que perdona si no es exacta): "en sus ojos vi una lágrima y a mis labios asomó una palabra de perdón. Ella enjugó su llanto y la palabra en mis labios expiró. Por qué no habrá una forma de saber cuando el orgullo es simplemente orgullo y cuando dignidad".
Me lo recordaste por la ultima frase, la del orgullo... A veces nos cuesta tanto darnos la vuelta, o girar, o decir lo que se siente...
Pero que complicado es el querer...

Besitossss

Therese Bovary dijo...

Ay, mujer, ni que fuéramos hermanas.

No me vas a creer que escribí algo tan parecido. Creo que la misma musa o muso nos está visitando y haciendo doler en todo el cuerpo

besitos

Qymera dijo...

Ida de vuelta. En ocasiones cuando más nos alejamos más cerca estamos, y también del otro modo, cuando más cerca podemos estar es cuando más lejos. Hay "te quieros" que gritan tan fuerte, que pueden dejar sordo a quien lo escucha. Un abrazo