lunes, noviembre 05, 2007

Dama oferente


Tendréis que perdonarme

Si no voy a visitaros

Perdí la ruta

Perdí todo los caminos

No alcanzo a besar los labios

A tocar los ojos

A escuchar las palabras

Caí de lo mas alto

Caí por que volaba

No sé si estoy ilesa

Ni si siento dolor

Quizá me quedé muda

O ciega

O sorda

O fue el corazón

Que se rompió

De llevarlo en las manos

Como dama oferente

Tendréis que perdonarme

Si no hablo

No recuerdo las palabras precisas

Olvidé los gestos necesarios

Los ritos de los dioses

Hacer los sacrificios

Aquí

Todo es oscuro

Callado

Enrarecido

Es difícil saber

Si llueve fuera o dentro

O que es lo que me duele

Tener las alas rotas

O el pecho destrozado

Es todo tan confuso

En estos días.......


Imagen: Dama oferente íbera


8 comentarios:

cacho de pan dijo...

sigues volando por américa?
si no fuera tan cauto te envidiaría.
si no fuera temeroso te seguiría.

mentecato dijo...

Delicioso poema, querida amiga.

Un abrazo.

Esther Hhhh dijo...

Te noto triste Fortu, dime que sólo es un espejismo y estás bien, dime que sólo son poemas.. O si no, dime que te pasa e intentaré llevarte una sonrisa.

Besitos de mar y sabores de otoño

Javier Herque dijo...

Difícil, muy difícil negar un perdón cuando las palabras…los motivos, las razones…tejen un poema como este en el que la tristeza se hace belleza.

Un abrazo.

Rodolfo N dijo...

Hermosa poesía y se nota qu no olvidaste escribir....
Besos

Margot dijo...

Una maravilla de poema!!!

Y espero que sigas bien, que las letras sean ficción y no estés a oscuras...

Un beso que va hasta donde estés.

Jesús dijo...

Qué poema tan sentido, tan apesadumbrado, tan auténtico de sentimiento. Escribir así es un privilegio, leerte otro quizás mayor.
Que sigas bien por aquellas australes tierras!!

Isabel Romana dijo...

Tremenda la desolaci�n que transmite este poema. As� se sinti� Dido. Besos, querida amiga.