lunes, abril 07, 2008

Peregrino de mi V

Puedes
Coser tus ojos
Tapar con cera las fosas
Nasales
Sellar con lacre
Las orejas
Tapiar la boca
Atar tus manos en
La espalda
Poner grilletes en los pies
Ser prófugo de mis brazos
Nadar en dirección
Contraria

Pero...
Tu corazón

!Ay! tu corazón
.
No cesa de llamarme

Imagen: "Orfeo"

4 comentarios:

ybris dijo...

Algo parecido debió de sentir Ulises amarrado al mástil mientras escuchaba a las sirenas.

Parece tópico, adulador y rutinario pero puedes creerme si te digo que me ha encantado este poema tuyo.
Si no lo sintiera me callaría, si me callara sintiéndolo me arrepentiría.

Un beso fuerte.

Margot dijo...

Ese corazón traidor, que nunca cesa en su latido y su ruido...

Un beso, Fortu poeta.

Qymera dijo...

Podemos nadar en contra del deseo, en ocasiones, como los colosales y tozudos salmones, podemos vencerle, pero en otras, por más que se intente, terminamos sucumbiendo a la música de sus subterráneos ritmos.

IGNACIO dijo...

Y tu lo sientes, lo escuchas lo presientes, y así lo escribes.
Con corazón de poetisa.

Besos.