miércoles, mayo 21, 2008

Monólogo a la luz de la luna



Ella se sentó a la orilla del mar
La espuma brillaba sobre la arena

- ¿Quién te ha tragado el cielo, el mar o la tierra?

Esperó toda la noche
Se quedó dormida cuando el sol iluminaba la cresta de las olas.

2 comentarios:

ybris dijo...

Ciertas contemplaciones nos desvelan.
Ciertas preguntas nos preocupan.
Ciertas ausencias nos confunden.

Y, al final, la mano piadosa de los párpados dormidos.

Muy bello.

Un beso.

lila dijo...

Realmente hermoso. Conmovedor.