sábado, marzo 21, 2009

AMARILLO


Un brillo intenso, explota en el paladar. Un gusto metálico. Tu saliva densa como oro derretido me baña la nuca y desciende por la columna vertebral. Un fuego abrasador que retorna por los muslos, una lava mineral que quema cuando asciende por el esternón a la garganta. Explota en el paladar. Un brillo cegador sale echando chispa por los ojos, electrifica el pelo. El firmamento se estremece de relámpagos. Una lluvia de cometas se derrama por nuestros cuerpos desnudos, tu boca bebe cada gota que destilo, recojo el liquido ambarino que derramas en mi copa.

La luz dorada de la tarde funde en bronce nuestros cuerpos.

2 comentarios:

lila dijo...

Una escultura de la pasión, intensa y eterna.

Abrazos.

Ermitaño dijo...

Me gustan los diversos matices que nos brinda la vida, es posible llenarse de colores, vestirse de ellos.
El amarillo me cautiva hace que mi yo se renueve con nuevos brios.