jueves, marzo 30, 2006

Mi ausencia en ti

Tu tristeza llega a mi corazón y me lo parte.

Yo me emborracho de campo, de tierra en primavera, con el dulzor del azahar, la mimosa y el cerezo. Paseo bajo un sol radiante y luminoso, un calor que llega hasta mis huesos, que pone la sangre en movimiento. Cierro los ojos y me dejo envolver por un concierto tenue y diáfano de briznas de hierba que se agitan, de insectos trompeteros que rasgan el espacio, un trinar suave y quedo entre las ramas.

Tu té despiertas y me nombras en lo que crees un abandono y experimentas un vacío mas fuerte que el deseo de abrazarme, sufres de ausencia y lloras.

Yo intento consolarte y te mando una paloma mensajera.

5 comentarios:

mentecato dijo...

Quizá, desde tu corazón, fluyó tu poema como un cristalino manantial.

Tan lleno de suavísimos olores.

Es la ebriedad del universo.

Es el goce del alma.

Y no somos más que uno: la brizna de hierba, las estrellas, el hombre, los océanos, las grullas migratorias, el amor, las distancias, el abrazo, los puentes sobre el corazón, las manos, la mañana, el ayer y su olvido de luciérnagas, los guijarros a orillas del adiós, la esperanza con sus pétalos de seda...

Un afectuoso abrazo desde la belleza de Chile.

mentecato dijo...

A propósito de "Hermosos amigos", usé los conceptos 'manicomio' y 'clínica' para darles belleza.

Nosotros, tú y yo, y todos los demás, podríamos transformar las piedras en abejas o en alelíes de fuego; podríamos convertir las uñas en el surco de la pasión; podríamos incendiar la palabra 'cosquilleo'; podríamos hacer salir de las chimeneas golondrinas en vez de humo...

En fin, 'manicomio' es nuestra comarca azul.

'Clínica' nuestro salón de baile.

Un abrazo.

Trini dijo...

Sufrir de ausencia es uno de los dolores más grandes del alma.

Muy bello tu texto. Gracias a ti por tus palabras.

Un abrazo
Trini
Http://blogia.com/poemasdeshanna

Rodolfo N dijo...

Hermoso, delicado y para pensar
Un abrazo

Qymera dijo...

Hay un hueco insondable en el alma, que con un pequeño gesto de amor puede llenarse. En la distancia, una paloma mensajera, un bello poema, es el resurgir de la esperanza, el reflorecer de lo marchito. Sí, así como lo oye, también hay primaveras en el corazón. Lindo texto Fortunata, quién tan afortunado como usted para escribir de ésta manera.