sábado, mayo 20, 2006

BANQUETE

Nada mas verte he deseado
Acariciar tu cuerpo con mis manos

Peinar con mis dedos
La maraña de tu pelo
Recorrer con mis palmas
Tu frente, tus mejillas
Tu nuca
Tus hombros
Tu vientre, tus caderas
Tu espalda
La columna vertebral
Hasta las nalgas
Los muslos, las pantorrillas
Las plantas de tus pies
El empeine las rodillas
…..

Hueles a cebollinos y pimientos
A tomillo y romero
A huerta
A monte bajo

Tus aromas han despertado en mi
Ansias de comerte
Morder tus labios
Masticar tus orejas
Sorber tus pezones
Beber tu esperma

Como
primero
con urgencia
A mordiscos
después
mas lentamente
te saboreo
te degusto
me deleito
en cada bocado
me inundo de ti
me lleno
me emborracho
me satisfago
me embriago
me harto

Henchida de ti
Conozco
Los montes
Los ríos
Los océanos
El firmamento
Las estrellas
El universo
Y mas allá
Lo eterno

5 comentarios:

Darilea dijo...

La busqueda del horizonte esta en sus manos...
Besitos Fortunata.

Rodolfo N dijo...

No parece existir duda...
Conoces el amor...

Besos

enfantterrible dijo...

La unión con el todo a través del amor, es una experiencia única, como este poema que nos has regalado. :)

Un beso

Qymera dijo...

El amor que sentimos -o el hambre de amar-, puede ser ese puente que conecta lo particular con lo universal y una caricia puede ser una nueva estrella que surge en una galaxia lejana del sentimiento.

IGNACIO dijo...

...Lo indescifrable, su "amor interno"
Gracias por tu paso.