domingo, junio 04, 2006

Duermes


Duermes
Abandonado al sueño
Te contemplo

El bosque frondoso de tu pelo
El horizonte de tu frente
La hondonada de tus ojos
La cima de tu nariz
El cauce de tu boca
El desfiladero de tu cuello
La ancha explanada de tu torso
Nubes de lana envuelven tus caderas
Tus piernas se insinuan entre la bruma de las sabanas
Sendas que invitan a descubrir tus secretos

Mis manos alas de mariposa
Vuelan tu territorio
Aletean, se paran
Te caminan en todas las direcciones
Beben de tus pezones.
Descansan en la oquedad de tus axilas
Recorren tus brazos.
Se abandonan en tus manos

Emerges entre sueños.
Me raptas
Me llevas a tu reino
A tu estancia dorada
Allí me deleitas con manjares bañados en almibar
Suenan el Sitar y la Taula
Huele a incienso y ámbar
Me susurras los cuentos de las mil y una noche

Ahora yo también duermo
Duermo y sueño...

5 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Una poesía sensual y muy bella.

Es hermosa.

Saludos.

Paulina dijo...

Uf niña que bello te quedo esto y que manera de describirlo me ha encantado .
Buen dia ...

Ratoncilla dijo...

Soñar si soñar , creo que esta noche tendre este sueño tambien :-) claro que con personaje distinto jiji , lindisimo Fortunata...

Qymera dijo...

Dormir y soñar y renacer en el sueño desde ese otro lado del espejo en donde se resucita a nuevas maravillas y prodigios y regresar con una flor blanca en las manos como el poeta aquel... No sé, pero sentí el deseo de recostarme y ser explorado así... Fortunata, este fabuloso poder de seducción que tienen tus palabras que siempre me arrastran y ya se me hace tan duro volver.

Rafa dijo...

Descansa en él, Sherezade.
Y agitate también.