domingo, noviembre 18, 2007

Camino...

Se han ido rompiendo

Las vasijas de cristal de Bohemia

Los jarrones de porcelana China

Los cántaros de barro

Camino sobre vidrios y cascotes

Como quien anda sobre ascuas


Imagen: E.Burne Jones "la templanza"

8 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Imposible evitar las heridas. Besos, querida fortunata.

Esther Hhhh dijo...

Besitos guapa, ve con cuidado y no te cortes.... Al final siempre hay alguna parte donde ya no quedan ni cascotes ni vasijas.

Jesús dijo...

La voluntad y la determinación hace que incluso cuando se camina sobre ascuas ardiendo a veces no se sienta el dolor

Margot dijo...

Ummm una maravilla de contención y palabras justas... para qué más si ya lo dices?

Un beso, Fortu

Rodolfo N dijo...

Ni aún así, sentirás el dolor, porque la felicidad esta cercana, no lo dudes.
Besos

Isabel Romana dijo...

Soy yo de nuevo. Ahora que ha concluido la historia de Dido, voy a hacer una propuesta en mi blog: que cada persona pueda escribir un breve texto sobre su personaje, contando algo acerca de �l: o de su pasado, o de su futuro en la historia, o de sus sentimientos u opiniones acerca de lo ocurrido, de lo que se os ocurra, vamos. Mi intenci�n es, colgar esos textos en mi p�gina, a�adirles fotos si no ten�is alguna propia que os apetezca y, en todo caso, para que no me dig�is que soy una perezosa (aunque es cierto que necesito un peque�o respiro) a�adir�a dos o tres l�neas a esos textos. Tambi�n me parece oportuno que quien quiera colgarlo en su p�gina mejor que en la m�a, lo haga y lo anuncio en mi p�gina; o que lo haga en las dos. En fin, que la opci�n est� abierta. Me encantar�a contar, una vez m�s, con tu participaci�n. El texto me lo puedes enviar a ibarchico@hotmail.com, para colgarlo. Besitos.

Bohemia dijo...

...te vas a tener que comprar una cristalería de plástico y unos buenos zapatos con suela de goma para no herirte los pies...:O)

Un abrazo GIGANTE!!!

Qymera dijo...

El mundo y sus cosas están sujetas al deterioro, pero es la memoria la que nos ayuda a redimir todo aquello que fue. El futuro es la posibilidad abierta de que otras cosas puedan suceder y construyan ante nuestros ojos el mundo que perdimos alguna vez.