jueves, octubre 09, 2008

Otoño


El otoño se precipita, como un meteorito sobre nuestras vidas, las nieblas, la lluvia, el frió...

La vida se tiñe de ocres y de grises....


Quiero abrir mis alas

Y volar, volar, volar....


Imagen; Inma Soler "Otoño en Madrid"

8 comentarios:

Margot dijo...

Y esos tonos rojizos que rasgan los ocres... sólo por esa mezcla merece la pena el otoño.

Volar de colores, Fortu.

Un beso

DOCTOR VITAMORTE dijo...

Son bellos los ocres y los grises.
Vuela entre los colores
como alas que mece el viento

ybris dijo...

Siempre vi el otoño como algo que se precipita, pero no como un meteorito, sino con el sentimiento de un químico que observa un precipìtado que se posa suavemente en el fondo de la vida en que tienen lugar las reacciones químicas de los sucesos que nos ocurren.
Por eso siempre me pareció el lugar más propicio para la calma, la reflexión y el encuentro con uno mismo.
Y en todo caso siempre para volar, volar, volar...

Besos.
(Sigo leyendo. Cuenta con ello)

Esther Hhhh dijo...

Claro, huiste el año pasado del frío, camino de tierras cálidas y ahora te da pereza, jejeje...

Besitos Fortu, ah por cierto, ya acabé tu historia del Buho.. Por fin.

Mas besitos

Darilea dijo...

El otoño compañero del renacer de la nueva vida, aunque con su llegada, nos presente la añoranza.
Besitos.

ángel dijo...

Los colores cálidos, los de la tierra que recoge la vida y sus renuevos en el ciclo de un ayer, de otro mañana esperanzado. Gracias.

Arlekyn dijo...

Antes de los abrazos viene el otoño!

Besos imaginarios...

Alejandra dijo...

wow tu blog es maravillo

me ha encantado