martes, enero 18, 2011

LA COSTURERA



Desde niña se acostumbró a cortar telas y lazos. Primero cortó los que le unían con sus padres, con su marido, después con sus hermanos y amigos, con los hijos, los nietos …
Cuando llegó el momento, sin duda, el que más le costó de todos fue el que le unía con la vida.

5 comentarios:

Isabel Romana dijo...

No sé, querida amiga. Después de haber cortado lazos con el mundo entero, no se me ocurre qué cosa podía atarla a la vida. Un abrazo enorme.

Fortunata dijo...

Isabel yo creo que La propia vida y la vida propia, son fuertes apegos.

Un abrazo

Colombine dijo...

cortar lazos , telas y ataduras
ir y volver
sentise libre

bonito cuento

abrazos

Rodolfo N dijo...

Uyyy que duro...y que cierto !!!!
Besos

இலை Bohemia இலை dijo...

que bueno...el último tijeretazo!!!