jueves, mayo 11, 2006

Dialogos a la luz de la luna V


Ella se sentía triste y distante. Él la atrajo hacia si y dijo:
- Yo te cobijaré y velaré tus sueños.

Ella se acurrucó dentro de él y logro olvidar las nubes negras que se cernían sobre su futuro.

Él susurró en su oído:

Deja que mis manos
envuelvan tus perfiles
como brisa de la mañana
Que me recueste en tu cuerpo
Mullido como hierba recién cortada
Que recorra tus campos
Floridos de primavera
Que beba de tu aljibe
Hasta saciarme
Que me embriague
Del olor de tus esencias

Déjame que te quiera
Que te siembre
Y te riegue
Como campesino a la tierra

Ella se abandono en sus brazos y la noche duró como si fuera invierno

6 comentarios:

Lila Magritte dijo...

"Como campesino a la tierra", que generoso ofrecimiento, ser regada y sembrada de amor.

Paulina dijo...

Bellisismo quien se opondria aun ofrecimiento asi? ...
Besitos...

Qymera dijo...

Cuerpo de mujer
cuerpo de tierra:
¡Arar!

Texto muy seductor. Sería interesante pensar en la posibilidad de que sea la mujer la que are en nosotros y siembre sus semillas de caricias que germinen en frutos dulces de amor.

Rodolfo N dijo...

Que tierna, que bella...
Cariños

Trini dijo...

Que grato es dejarse llevar por el amante, sumergirse de lleno en el amor...

Besos

Darilea dijo...

Eternizar la noche, con un riego de amor.
Que bello texto.
Besitos.