sábado, enero 19, 2008

SON COSAS DE POETAS


Las sombras a veces tienen
Tintes dorados
Brillos de nácar
Sonido de agua
Antorchas fulgurantes
Olor a madreselva



¿Por qué no bajé las escaleras?
O ¿tú preguntaste por mí a la casera?

Estábamos frescos
Duchados, perfumados
Listos para el encuentro
Apenas unos peldaños de distancia
¿Qué se interpuso en medio del abrazo?
! Qué extraño!
Lo raro del suceso nos deja estupefactos
Abandonados ambos
A la tristeza de la cita fallida
Obnubilada la mente

- Son cosas de poetas
Dirás tú
- Hay que ser torpes
Pensaré yo

Y la tarde va filtrando su melancolía
Su tristeza
Su frustración
La incomprensión de los hechos

Seguimos buscándonos
Como ciegos
Como mancos
Como sordos
Cambiándonos de acera al mismo tiempo
Entrando cuando sales
Saliendo cuando entras

La ciudad se llena de nuestros nombres
Una plegaria rezada por el otro
El sueño huye de los ojos
La noche es larga

La distancia nos une más que nunca
El vacío de nosotros lo esta llenando todo
Una melodía interpretada por nosotros
Formamos una orquesta de sueños
Un lenguaje más fino
Que el sonido de las letras
Una proximidad más honda
Un silencio más intenso
Un encuentro sutil más allá de los cuerpos

3 comentarios:

Rodolfo N dijo...

Hermosa poesía con un bello mensaje de amor mas allá de las distancias...

lila dijo...

Qué intensidad Fortu, Salud por ese encuentro-desencuentro que te llena de misterios.

Abrazos y ¡buen viaje!

Qymera dijo...

Llevaba dos años planificando un encuentro con una amiga chilena que reside en el Perú. Múltiples situaciones, tanto de ella como mías, hicieron que este continuo postergamiento no tuviera mayor peso cuando finalmente nos encontramos. Lo comprendimos: nuestras mutuas ausencias eran la forma en la que el encuentro se abría paso para realizarse en el momento apropiado. No nos arrepentimos de la espera. Supimos que el encuentro muy bien lo había valido. Estés donde estés, te envío un abrazo desde mí amiga del alma.